LOS SEIS PASOS EN LA VISITA DENTAL

Muchas veces me preguntáis o me contáis que habéis llevado al niño a consulta y os han dado un plan de tratamiento que bla bla, que sedación, que bla bla, que nosecuántas pulpotomías, y nosecuántas coronas y nosecuántos empastes, que si está bien, que qué opino, que qué me parece.

Bien, no me parece ni bien ni mal. Me parece que la atención a un niño, hablamos de niños pequeños, normalmente menores de 3 años, va mucho más allá de lo que se refleje en un plan de tratamiento o en un presupuesto.

Sigue leyendo

YA SOY MAYOR DE EDAD

Estos días cumplo mi mayoría de edad en la profesión. Y con más ganas que nunca. Me horripila que se me lleguen a acabar las ganas. He trabajado, poco, poco, en diversos sistemas, pero como casi todo hijo de vecino, he recalado en una aseguradora, una franquicia y la clínica de un protésico intrusista. En el primer caso estuve 9 meses, en el segundo también, y en el tercero si no recuerdo mal ni dos meses. Creo que tenía muy claro qué le pedía yo a la profesión, y lo primero era DORMIR TRANQUILA y lo segundo, NO IR AMARGADA A TRABAJAR. Sigue leyendo

MANUAL DE CEPILLADO DENTAL PARA BEBÉS.

Etiquetas

Las recomendaciones oficiales indican que el cepillado dental con pasta y cepillo debe comenzar DESDE LA ERUPCIÓN DEL PRIMER DIENTE. Esto, realmente, no es muy conocido por parte de pediatras ni enfermeros (que son los que más ven al bebé en esta etapa de la vida) ni siquiera por muchos dentistas. El pantallazo es de la web de la Sociedad Española de Odontopediatría, a la que le costó MUCHO actualizar las indicaciones. Podéis consultarlo en http://www.odontologiapediatrica.com

Sigue leyendo

Pacientes con mucha paciencia. Pero mucha.

escribir carta

Este correo electrónico, retocado solo para eliminar datos personales, y en todo caso con consentimiento de quien me lo ha enviado, es el típico que recibo de padres con cientos de dudas y que han ido de profesional en profesional, de oca en oca y tiro por que me toca.

Como a lo mejor no os apetece leerlo todo, os resumo:

Me duele en el alma que personas con preocupación por el estado bucodental de sus hijos sean toreados por profesionales incompetentes. Así, con todas las letras. In-com-pe-ten-tes. Que nadie dice que todos tengan que saber de todo, pero si no estás actualizado Sigue leyendo

NO PERMITEN QUE PASE CON MI HIJO

prohibido

Otra pregunta sistemática en las clínicas dentales. Y como no podía ser de otra manera, no hay una sola respuesta válida para todo el mundo. Y en todo el mundo van dentistas, van pacientes, y van familiares.

Personalmente me son muy incómodos los padres de pacientes que no dejan hablar a su hijo. Que le preguntas al paciente desde cuándo le duele y el padre te dice que desde hace dos semanas. Que le preguntas que dónde y el padre te dice que media cara. Que le preguntas si Sigue leyendo

YO NO ME CEPILLO PERO ME ENJUAGO FUERTE

Chapapote

Otra de mis frases favoritas. La de todos aquellos que no pueden, no saben o no quieren llevar un cepillo de dientes encima, y se creen que simplemente el paso de un líquido por las superficies dentales les permitirá disfrutar de una excelente salud oral. Y más aún si aquello con lo que se enjuagan está emparentado con un buen Rioja, léase, esta clase de colutorios que tienen tanto alcohol que sin duda dan positivo en un control de la Guardia Civil.

Pues no, mire usted. La placa bacteriana es un conglomerado formado por bacterias, saliva, productos extracelulares, células de la propia boca, restos de comida, etc. Y es una sustancia muy resistente, muy difícil de disgregar y muy pegajosa. Además su pH es ácido, por debajo de 5,5, lo cual significa que estando suficiente tiempo en contacto con el esmalte dental, lo desmineraliza de la misma manera que un trozo de limón dejado horas y horas en una encimera de mármol la va deshaciendo. Aunque también hay placa bacteriana que en vez de desmineralizar lo que hace es inflamar las encías provocando gingivitis. Y es que hay placa bacteriana que es cariogénica (provoca caries) y otra que es periodontopatógena, o sea, afecta a los tejidos de soporte del diente (encía, ligamento periodontal, cemento radicular, hueso) produciendo gingivitis, movilidad dental y en último término pérdida del diente. Sigue leyendo

Un golpe de lo más inocente.

Etiquetas

,

Diríase que estamos en temporada alta de traumatismos dentales, a juzgar por la racha que llevo de niños con dientes rotos, y eso que nos encontramos en mitad de las fiestas navideñas y no en verano, donde la piscina, las bicis y los columpios son sitios en los que ya tenemos previsto que esto suceda. Todo el mundo espera que esos sean los grandes culpables de melladuras, labios rotos y caras desencajadas… Pues me temo que no es así en muchos casos.

Sigue leyendo

LOS CUERPOS SIN BOCA Y LAS BOCAS SIN CUERPO

Normalmente cuando un paciente va al dentista es porque tiene algo en los dientes. Eso te lo dicen pronto. Al hacer la historia clínica puede ser que salgan otras cosas como que llevan marcapasos, que tienen diabetes (los pocos pacientes que saben que la tienen) o si son alérgicos a algún medicamento. Las cosas “importantes”. Pero pequeños detalles como dolores de espalda, dolores de cabeza, que roncan o que tienen vértigos o mareos son “molestias” tan constantes en sus vidas que no merecen ni una miradita. Los neurólogos/traumatólogos Sigue leyendo

PARA MARIA JOSE CAMPANARIO, DE LA QUE PRONTO SERÉ COLEGA

Campanario

Para MARIA JOSE CAMPANARIO y todos los aspirantes a dentistas que esperan titularse próximamente:
Si has elegido esa profesión por vocación, quédate. Si te emociona ver una persona con una boca en mal estado porque tú en tu cabeza inmediatamente estás viendo a esa persona con una sonrisa de oreja a oreja, quédate.
Si te emociona más todavía ver a una persona con la boca perfecta quédate.
Si crees que puedes arreglar dientes, prueba a quedarte. Si crees que arreglando dientes puedes devolver las ganas de que tus pacientes salgan en primera fila en las fotos, cuando antes se tapaban con la boca o no sonreían, quédate. Sigue leyendo